De las pregunta más frecuentes que recibo en mis redes sociales cuando hablo sobre el cuidado de la piel es «¿a qué edad debo empezar a cuidarme?» Y aunque la respuesta varía muchísimo dependiendo de las características de tu piel sí hay algunas cosas que TODAS debemos tener en mente, y eso es de lo que quiero hablarles hoy.

Pero primero lo primero; visitar un especialista. En el caso de la piel es más importante ver los casos individuales que la edad de cada persona y es por eso que les recomiendo ir al dermatólogo al menos una vez en la vida para que les haga un diagnóstico sobre su tipo de piel y las características que tiene. Bueno, lo ideal es ir al dermatólogo al menos una vez por año a hacer un chequeo general de lunares y manchas para asegurarnos de no tener nada que sea o se pueda convertir en dañino, y claro que si tenemos algún problema grave de la piel como acné, rosácea, paño y manchas también es buena idea ir al doc por un diagnóstico y tratamiento apropiado.

Habiendo dicho eso ahora hablemos de la piel. Cuando somos niñas normalmente nuestra piel es divina. Esto se debe a que las hormonas todavía no «juegan» y que tenemos toda la elastina y vitaminas del mundo en todo el cuerpo. Nuestro organismo es una máquina perfecta hecha para crecer y es por eso que es muy raro topar a una niña con problemas de piel -cuando los tienen normalmente vienen acompañados de un problema más grave de salud-.

En esa etapa de la vida los cuidados de la piel son mínimos y es responsabilidad de los padres llevarlas a cabo porque, seamos realistas, ¿cuándo han visto a una niña de 7 años preocupada por sus manchas?, jajajaja. La piel joven de lo único que necesita es de la humectación en épocas de frío o climas secos y de la protección. O sea, pónganle bloqueador a sus hijos SIEMPRE que estén expuestos al sol.

Ya en la adolescencia se empieza a poner interesante la cosa y es cuando la piel se deja ir con sus gracias. Aquí es donde salen granos, manchas, paño en algunos casos, resequedades y otras varias cosas más. Es una etapa difícil ya que no solo es la piel la que está cambiando sino que nuestro mundo entero anda de cabeza, y si sumas una cosa a la otra tiendes a vivir en un estrés constante. También es la etapa de la vida en la que tendemos a tener los peores hábitos: dormir poco, tomar alcohol, fumar, asolearnos, dormir maquilladas, usar productos chafas…

De los 15 a los 25 años (dependiendo de cada persona, por supuesto) es cuando podemos tener los peores momentos de nuestra piel y es cuando es más importante cuidarla. Usar demasiados productos secantes con la intención de controlar el acné puede resecar la piel a largo plazo. Dormir maquillada puede infectar los poros y agravar cualquier problema existente de la piel, además que no permite a la piel cumplir con su ciclo natural de regeneración. Y no usar bloqueador, ¡pffff, qué les digo! esto es lo peor que pueden hacer en la vida. Acuérdense que el daño solar no se nota de inmediato y ya para cuando las manchas empiezan a salir muchas veces ya es muy tarde para tratar el problema. Así que usen bloqueador SIEMPRE, sí, hasta las de piel morena.

De los 25 a los 35 años lo más importante es prevenir y tratar los primeros signos del envejecimiento. El colágeno disminuye y la elástina también haciendo que la piel no sea tan tersa y permitiendo la aparición de arrugas. Las manchas solares de años empiezan a manifestarse y muchas veces la piel cambia de textura debido a los cambios hormonales. En esta etapa también es cuando muchas mujeres se embarazan y eso es lo más drástico que le puede pasar a la piel. Una piel seca puede llenarse de acné o una piel grasa puede agrietarse de lo seca, pueden aparecer várices, estrías, paño y todas esas monerías que nos trauman. Si les están pasando estas cosas les aconsejo que vayan al médico a checarse y que se mantengan en calma; el estrés es el principal factor que puede agravar los problemas de la piel.

En esta etapa es cuando se deben empezar a usar cremas que contengan ácidos como hialurónico, cítrico, glicólico y cremas con vitaminas C, A y E. La función de estos ingredientes es de hacer una exfoliación a la piel y así tratar los problemas de acné, pigmentación y líneas de expresión. Estos ingredientes los pueden encontrar en cremas de todos los presupuestos pero si quieren tratamientos más efectivos les aconsejo que busquen en farmacias dermatológicas productos que los contengan en mayores dosis. Eso sí, siempre bajo supervisión médica para no quemarse o irritarse la piel.

También es la etapa en la que es más importante cuidarnos del sol. Ya sé, soy de flojera, pero nunca me voy a cansar de decirles: usen bloqueador, por favor. La forma más eficiente de atacar las manchas es previniéndolas.

De los 35 a 45 años la piel se estabiliza un poco; las hormonas ya no están a todo lo que da y normalmente ya le agarramos la onda a nuestro tipo de piel. Esto nos ayuda a usar los productos adecuados para nosotras tanto en cremas como en maquillaje y podemos sacarle el máximo provecho a nuestra piel. Ttodo suena bien? Pues sí lo está, al menos que nunca te hayas cuidado y ahora te estén saliendo todas esas manchas y granos de la factura que te está cobrando tu piel. Lo más importante en esta etapa es usar tus tratamientos anti edad -pueden ser contra arrugas o contra manchas-, desmaquillarte diario y protegerte del sol.

De los 45 a los 60 años es otra etapa difícil para las mujeres; los cambios hormonales otra vez hacen de las suyas y la piel (y todo lo demás) cambia por completo. Hay mujeres que se llenan de granos, otras se resecan y otras la están pasando tan mal que su piel es lo último en lo que se fijan. Aquí los tratamientos son de suma importancia y es cuando más les recomiendo visitar a un especialista ya que es la etapa en la que los lunares, pigmentaciones y brotes tienen más probabilidad de convertirse en algo grave. Es importante el monitoreo constante de la piel para notar cualquier cambio que pueda estar ocurriendo y también porque un especialista puede darte tratamientos más puntuales para atacar tus problemas de la piel. Adivinen qué mas, es correcto, bloqueador SIEMPRE.

De los 60 años en adelante la piel se vuelve a calmar pero muchas veces la mente no. En esta era hay un especial conflicto con envejecer y a las mujeres les da mas pánico que a nadie. La idea de ser una persona mayor pone muy mal a la mayoría y aquí es cuando las cosas se ponen graves. Emocionalmente es muy desgastante preocuparte demasiado por tu apariencia física y muchas personas se deprimen al ver los cambios que están ocurriendo en su cuerpo. La piel se arruga; podemos hacer que el proceso sea más lento pero lo que tiene que pasar va a pasar y aceptarlo debería ser un ejercicio espiritual.

Muchas personas se empiezan a jalar la cara, ponerse rellenos, botox, hacerse cirugías y mil cosas más. En mi opinión estas cosas se valen mientras sean con discreción. Nada me parece más trágico que una mujer que parece una muñeca mal hecha, pero bueno, eso es cuestión de cada quien y aquí no juzgamos.

En cuanto a cremas, usen productos con ingredientes especialmente formulados para piel madura que sean extra humectantes y que contengan aceites esenciales. Desmaquíllense y protéjanse del sol diario y despreocupen un poco.

¿Entonces a qué edad debes empezar a cuidar tu piel? Ahora mismo, tengas la edad que tengas. Y no solamente aplicando las cremas (y bloqueador) correcto sino teniendo siempre en cuenta que tu piel es un órgano más en tu sistema y que cuidarlo significa tomar buenas desiciones en tu vida. Rara vez una persona que come comida chatarra, consume drogas y tira fiesta tiene la piel bonita, acuérdense de eso.

Las principales cosas que puedes hacer por tu piel en cualquier edad son las siguientes:

  • Dormir al menos 6 horas diarias (8 no siempre es factible).
  • Tomar 2 litros de agua al día. No refresco, no té, no agua de sabor. Agua natural
  • No fumar cigarro ni ninguna otra cosa. Fumar afecta la circulación lo cual se refleja en la piel de inmediato.
  • Hacer ejercicio. Al moverte tu cuerpo desecha toxinas, promueve la circulación sanguínea y se oxigena ayudando a tu piel a cumplir su función como órgano.
  • Comer frutas y verduras, entre más coloridas sean mejor y si puedes que sean crudas, mejor aún.
  • Reducir el consumo de comida chatarra, harinas y lácteos. No es que el chocolate te saque granos sino que la salud de tu piel está directamente relacionada con tu digestión entonces mantener un tracto digestivo limpio es ideal para tus poros.
  • Usar productos de acuerdo a tu tipo de piel. Identifica si eres de piel seca, grasa, sensible o mixta y usa los productos que estén formulados para ti. Usar los equivocados te puede causar daños o hacer pasar malos ratos.
  • Relajateeeeeeeee. ¿Qué tiene que ver? Todo. El estrés agrava todos nuestros males así que trata de llevar una vida tranquila, hazlo por tu piel pero también por todo el resto de tu existencia.

Ahora que ya sabes qué hacer ¿qué esperas para empezar a cuidarte? Y lo más importante: ¡¡¡ USA BLOQUEADOR SIEMPRE!!! jajajaja.

Gracias por leerme.

K

ARTÍCULO

Kalinda Kano

FOTOGRAFÍA

istock

Por |2018-11-21T10:43:16-05:00noviembre 21st, 2018|Belleza|Sin comentarios

Deje su comentario