Estas galletas son una delicia. Casi, casi podría terminar ahí mi speach y no decir nada más sobre este postre pero lo justo es darle el merecido mérito a Gwyneth Paltrow por la receta y las gracias formales por traerlas a mi vida. Así que, güera, muchas gracias.

Estas galletas no tienen azúcar ni gluten, entonces son perfectas para las personas que están en alguna dieta especial, cuidándose más que de costumbre o simplemente fan de experimentar en la cocina como yo. La receta es fácil pero los ingredientes tienen su chiste. No son tan comunes en México pero tampoco imposibles de encontrar. Yo compré todo en una tienda orgánica en la condesa pero no es la única opción para encontrarlos. Superama también vende algunas cosas de este tipo y a veces hasta se encuentran en supermercados tradicionales. Sí, tiene su chiste pero muchas veces así es la comida saludable; hay que buscarle para lograrla. Lo que sí les puedo decir es que vale mucho la pena probar esta receta y puede ser hasta divertido jugarle al detective buscando los ingredientes. ¿Listas? aquí les va.

 

Ingredientes:

1 1/2 tazas de harina gluten free (si la harina no incluye xanthan gum agrega 1 cucharadita de este ingrediente.)

1/2 cucharadita de sal fina

1 cucharadita de polvo para hornear

1 taza de crema de almendras (como crema de cacahuate pero de almendras)

1 taza de miel de maple natural (grado B, de ser posible)

1 cucharadita de vainilla

1/2 cucharadita de sal de grano

 

Precalienta el horno a 180ºC. Mezcla la harina, sal fina y polvo para hornear. En otro bowl mezcla la crema de almendras, miel de maple y vainilla. Combina la mezcla de ingredientes secos con los húmedos. La masa va a ser muy espesa y pegajosa. Haz unas bolitas de masa con las manos del tamaño de una cucharada grande. Ponlas sobre una charola para hornear cubierta de papel encerado. No las pongas muy juntas para evitar que se peguen al cocinarse. Aplasta las bolitas ligeramente con las manos para hacer la forma de la galleta. Espolvorea un poco de sal de grano sobre cada galleta. Mete las galletas al horno por unos 10 minutos o hasta que estén ligeramente firmes al tacto. Cuando tu casa huela a delicia absoluta sácalas del horno y deja que se enfríen unos minutos.

Ahora disfrútalas muchísimo pero tampoco te pases de lanza porque, aunque son más saludables que una galleta estándar, siguen teniendo dulce y grasa y el abuso puede resultar en dolor de estómago o culpas posteriores.

Un beso grande.

K

ARTÍCULO

Kalinda Kano

FOTOGRAFÍA

Kalinda Kano

Por |2018-11-25T18:01:29-05:00noviembre 25th, 2018|Recetas|Sin comentarios

Deje su comentario