Ok, seamos honestas. Todas sabemos que exprimirte un grano es lo peor que puedes hacer en el planeta pero, la verdad, todas lo hemos hecho. TODAS.

Los dermatólogos dicen que cuando te salga un grano lo mejor es dejarlo vivir su vida y tú continuar con la tuya como si nada pero honestamente a veces eso no es opción, sobre todo si tienes una bola roja con pus blanca en la frente, en la nariz o donde sea. Además ellos dicen eso pero tienen la piel perfecta, ¡así qué fácil! pffff.

 

Antes de continuar con este post tengo que decir algo: no estoy diciéndote que está bien que te exprimas los granos ni que tienes mi visto bueno ni mi permiso, solamente quiero tener un momento de honestidad y si ya estaba en tus planes masacrarte alguno es mejor saber cómo hacerlo correctamente para no causarle mayor daño a tu piel.

Ok, ¿en qué íbamos? Claro, en qué hacer cuando ya no resistes a la tentación y decides ser tu propia esteticista.

 

La decisión de exprimirte un grano no debe ser tomada a la ligera porque cabe mencionar que aunque suena inofensivo hacerlo, probablemente es lo peor que le puedes hacer a tu piel. Cuando tienes un barrito inflamado la piel ya está lastimada y al exprimirlo estás lesionando más la piel y mandando bacterias por todos lados; las de tus manos, uñas y las que ya estaban en el grano. Es por eso que el procedimiento que te voy a decir a continuación solo debe usarse para ocasiones muy urgentes que lo requieren.

 

¿Eres lo suficientemente responsable para seguir leyendo o después de leer este post te vas a masacrar la cara? Si ese es el caso mejor no sigas leyendo, no me hago responsable.

 

Lo primero que debes hacer es analizar si tu grano está listo o todavía le falta «cocción»; si es una bola roja o morada o si solamente sientes su existencia pero no parece volcán entonces déjalo en paz. Si en cambio es un punto negro (espinilla) o es un grano que ya tiene punta amarilla o blanca ya está listo para los siguientes pasos:

 

1. Lávate las manos. Este paso no es negociable. Lávatelas muy, muy bien.

2. Lávate la cara con tu jabón facial y aplícate toner.

3. Envuelve tus dedos en papel higiénico o kleenex para que no estén expuestas tus uñas. Yo sé que no es tan sabroso hacerlo así que de manera directa pero te prometo que es mejor idea para no lastimarte la piel. Las uñas son el enemigo cuando haces extracciones.

4. Si tu grano de verdad estaba listo debe salir fácil; si tienes que darle y darle es mejor abortar la misión antes de causar mayor daño.

5. Vuelve a lavar la zona y aplica alguna crema para acné que contenga tea tree, peróxido de benzoílo, ácido salicílico o azufre en la zona «tratada».

6. Ponte a hacer otra cosa, porque si no te distraes puedes terminar masacrándote toda la cara y te garantizo que te vas a arrepentir.

 

Y ahí lo tienen, la guía para reventar un grano, ¡tarannnn!

 

 

ARTÍCULO

Kalinda Kano

FOTOGRAFÍA

Curiology

Por |2018-11-26T11:50:55-05:00noviembre 21st, 2018|Belleza|Sin comentarios

Deje su comentario