¡WOW! Hace mil años que no me sentaba a escribir un post. O sea, de los que llevan texto. Hace algún tiempo alguien me convenció que en estos tiempos la gente ya no lee y solo le gusta consumir información en video y, aunque algo tiene de cierto, me doy cuenta que hay cosas que sí o sí es lindo leerlas, como en este caso que voy a postear recetas específicas y está más fácil que las copien de un texto que tener que pausar y poner play a un video varias veces. En fin, qué rico se siente volver a escribir. Prometo hacerlo más seguido.

Si vieron mi video en redes sociales ya saben sobre mi decisión de cambiar los productos de limpieza de nuestra casa de comerciales/tradicionales a naturales, y si no lo vieron les cuento un poco.

Todo empezó cuando vi un documental llamado Chemerical, dirigido por Andrew Nisker que se trata sobre una familia que tiene mil alergias y problemas de salud y a la cual el director convence de cambiar sus productos de limpieza para la casa, ropa y productos de higiene personal para que vean cómo cambia de inmediato su salud al reducir la toxicidad a la que están expuestos. Obviamente al principio sufren un poco porque tienen que acostumbrarse a todo lo nuevo pero rápidamente se dan cuenta de los múltiples beneficios que les trae ese cambio. Si les interesa busquen la peli porque está muy buena y muy informativa. Yo la vi en Foodmatters.tv y sé que la encuentran en varios sitios online.

Después de ver el documental me quedé pensando que aunque nosotros no tenemos problemas de salud ya era hora de cambiarnos a productos naturales y que además yo los quería hacer.

Mis razones son las siguientes:

  • Los productos de limpieza contienen MIL cosas que no sé ni qué son y eso me produce cierto sospechosismo.
  • Cada vez sacan productos más específicos y eso quiere decir que, como buenos consumidores, cada vez compramos más productos, lo cual no es bueno ni para el planeta ni para nuestra economía.
  • Normalmente no se ofrece la opción de rellenar los mismos contenedores entonces generamos mucha basura al comprar, usar, tirar y volver a comprar.
  • Los ingredientes son tóxicos y contaminan el drenaje; esa agua se filtra al subsuelo y termina ya sea en el mar, ríos, lagos o tierra. O sea, contaminan por todos lados.
  • Estoy cansada de gastarme una fortuna en productos de limpieza.
  • Los químicos crean intolerancias y sensibilidades en nuestro organismo al ser absorbidos por la piel.
  • Muchos problemas respiratorios, endócrinos, cutáneos y hasta hormonales han sido relacionados con algunos de los ingredientes que contienen esos productos.
  • Cada día estoy más convencida que a las grandes empresas les vale un pepino nuestra salud, ellos lo que quieren es nuestro dinero.
  • No me gusta sentir como que caí en las trampas de la mercadotecnia y compro cosas que en realidad no necesito.
  • Quiero ser el ejemplo para mis hijos y demás personas de que el cambio está en nosotros y que SÍ se puede vivir de una manera más sustentable.

O sea, razones hay muchas y cada quien podrá tener las suyas pero es hora de ser consumistas más responsables en todas las áreas de nuestra vida y empezar en nuestro propio hogar es buena idea.

El primer paso de este cambio fue preguntarles a ustedes en redes sociales qué marcas ecológicas me recomendaban y sus sugerencias me ayudaron muchísimo. Aprendí que por ejemplo hay productos biodegradables mexicanos de toda la vida, como el jabón Foca, Roma y Blancanieves. También ahí supe que existía el detergente para ropa Newen que es hecho en Guadalajara y de verdad es lo mejor que le ha pasado a nuestra ropa. Es biodegradable, no se enjuaga entonces ahorras agua y electricidad, no requiere de suavizantes, usas una mini cantidad y cuida la ropa. De hecho, hay centros donde rellenan tus contenedores pero por mis rumbos todavía no existe esa opción entonces lo pedí en línea.

Otra cosa que me di cuenta es que muchas de ustedes limpian su casa con ingredientes muy simples en lugar de comprar productos ya hechos y ahí fue cuando me emocionó la idea de hacer mis propias mezclas y experimentar un poco. Busqué recetas en internet y me puse a probar fórmulas. Algunas fueron un fracaso total y a otras de plano me parecieron muy básicas. O sea, está bien que todo en la vida se pueda hacer con bicarbonato de sodio pero a mí me gusta que las cosas huelan bonito, jajaja.

Después de varias pruebas y ajustes logré estas recetas. Ya las probé en la casa y tienen mi visto bueno. Pero obviamente siempre que prueben algo sobre una nueva superficie háganlo con cuidado para asegurarse de no dañarla.

Los ingredientes que usé fueron:

  • Vinagre blanco
  • Bicarbonato de sodio en polvo
  • Agua
  • Alcohol etílico (el de farmacia)
  • Maizena
  • Aceite de coco
  • Sal de grano
  • Jabón de castilla Dr. Bronner’s -se consigue en tiendas naturistas y hay de muchos aromas-
  • Aceite esencial de tea tree de Xamania
  • Aceite esencial de lavanda de Xamania
  • Aceite esencial de limón de Doterra
  • Aceite esencial de naranja
  • Recipientes reciclados y atomizadores que ya tenía.

Y con eso manos a la obra.

* Limpiador multiusos:

1/2 taza de vinagre

1/4 taza de bicarbonato de sodio

2 litros de agua

30 gotas de esencia de limón

 

Mezclar ingredientes en un atomizador y usar en cocina, barras, muebles de acrílico, horno, microondas, sillas, mesas, plásticos.

 

*Vidrios:

1 1/2 tazas de agua

2 cucharadas soperas de alcohol

2 cucharadas soperas de vinagre

1 cucharada sopera de maizena

10 gotas de esencia de tea tree

 

Mezclar todos los ingredientes en un atomizador y usar para mesas de vidrio, espejos, baños. Limpiar con microfibra o periódico.

 

*Quita grasa:

1 taza de vinagre

2 tazas de agua

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

 

Mezclar todos los ingredientes en un atomizador y usar en estufas y para remojar sartenes y ollas. Rociar, dejar actuar unos minutos y limpiar con micro fibra.

 

*Trastes:

1/2 taza de jabón de castilla Dr. Bronner’s

1/2 taza de vinagre

2 cucharadas soperas de sal de grano

1/2 taza de agua caliente

20 gotas de aceite esencial de limón

Cáscara de 1 limón amarillo

 

Disolver la sal en el agua tibia, agregar el resto de los ingredientes y poner en un recipiente para lavar trastes. Usar con esponja o guante de lavar normal.

 

*Quita manchas

1/2 taza de vinagre

1/2 taza de alcohol

1 taza de agua

15 gotas de aceite esencial de lavanda

Cáscara de 1/2 limón amarillo

 

Mezclar todos los ingredientes en un atomizador, rociar el líquido sobre la mancha y tallar con un cepillo suave. Yo lo usé para el sofá y algunas almohadas y funcionó de maravilla. Sirve para manchas en la ropa también.

 

*Madera

3 tazas de agua

2 cucharadas soperas de aceite de coco

1 cucharada sopera de vinagre

10 gotas de aceite esencial de naranja

10 gotas de aceite esencial de lavanda

 

Mezclar todos los ingredientes en un atomizador. Usar sobre muebles de madera barnizados no porosos. Mezclar antes de cada uso ya que la mezcla se separa. Pasar un trapo limpio para «pulir».

 

*Escusados:

1 taza  agua

1 taza de bicarbonato de sodio

1 taza jabón de castilla Dr. Bronner’s

1/4 taza vinagre

20 gotas de aceite esencial de tea tree

20 gotas de aceite esencial de lavanda

 

Mezclar todos los ingredientes en un atomizador o recipiente para productos de taza de baño, poner en producto, dejar actuar unos minutos, lavar y jalarle al inodoro.

 

* Piso:

1 taza de vinagre

1 taza de alcohol

1 cucharada sopera de jabón de Castilla Dr. Bronner’s

10 gotas de aceite esencial de tea tree

10 gotas de aceite esencial de naranja

 

Mezclar los ingredientes en un contenedor. Yo hice 5 veces la receta para tener el concentrado guardado y agregar una tapita a cada cubeta de agua a la hora de lavar el piso. La cantidad exacta del concentrado y dilución de agua dependen de la porosidad del piso y nivel de suciedad.

Y eso es todo, amigas. Hasta ahora esos son los productos que hice y probé y parece que para mi casa no necesito más. Claro que existen productos «limpios» que podemos comprar pero eso no resuelve el tema de la basura que creo que también es importante. Y aunque hacer los productos yo misma no es 100% «waste free», generó mucha menos basura que consumiendo productos pre fabricados y también me ahorré un dineral entonces soy muy, muy feliz.

Si se animan a probar alguna receta o nos quieren compartir alguna por favor déjenla en los comentarios.

Todo suma.

Gracias por leerme.

K

Por |2019-10-06T20:01:45-05:00octubre 6th, 2019|Bienestar|5 Comentarios

5 Comments

  1. Germán octubre 6, 2019 en 8:41 pm - Responder

    Me encanto el Post Kali. Gracias por compartir, lo pondré en práctica.
    Algo que yo hice fue cambiar el asiento de mí escusado por un “asiento bidé”. Es mínimo el consumo de papel higiénico y una mejor higiene.

  2. Edna octubre 7, 2019 en 12:22 am - Responder

    Hola Kalinda…
    Te cuento que yo también estoy tratando de ser más ecológica y ya hice mi propio jabón para lavar la ropa en la lavadora el cual ya estoy usando, también hago mis propios jabones de cuerpo y cara y con este post haré todos los que tú compartiste. Mil gracias

  3. Ameyali octubre 7, 2019 en 12:32 pm - Responder

    Gracias por compartir, es lo que necesitaba para seguir con todo lo ecológico en casa.

  4. Janice Caldelas Márquez octubre 9, 2019 en 1:20 am - Responder

    Gracias por compartir. Manos a la obra!!

  5. Maria Teresa octubre 9, 2019 en 1:19 pm - Responder

    Yo te seguía en redes y la verdad me identifico mucho contigo, estamos muy expuestos a tanto quimio y lo peor es q seguimos consumiendo también trato de aportar mi granito de arena pero si es cambiar de patrones que quizás traemos de toda la vida pero aplicaré estos consejos
    También quiero hacer lo propio con shampoo y jabones y estropajos de baño estaría muy bien hicieras un post de esto
    Saludos

Deje su comentario