La industria cosmética es de las que más ingresos anuales genera, entonces no es sorpresa que estén constantemente sacando nuevos productos para vendernos y, como buenas mujeres inseguras, sentimos que los necesitamos TODOS.

Me atrevo a llamarnos inseguras porque lo somos; la prueba está en que si no lo fuéramos esa industria no sería ni la mitad de lo que es. Saben que estamos obsesionadas con nuestros poros, lunares, marcas, manchas, venas, ojeras y demás defectos invisibles. Bueno, quizá no son invisibles pero les juro que NADIE los nota más que nosotras mismas.

En fin, en el afán de vendernos, las marcas se están inventando productos cada dos minutos y bombardeándonos con publicidad para hacer que salgamos a comprarlos y, la neta, yo soy la primera en salir corriendo. No les voy a mentir pero creo que ya es hora de que aprendamos la diferencia entre lo necesario y los extras, entonces hoy les escribo este post para empezar a aclarar el punto.

No voy a hablar de marcas ni productos en específico porque eso depende del tipo de piel y presupuesto que tengan, aquí lo importante es saber para qué sirve cada uno de los productos como tal.

¿Listas? Let’s do it!

  1. Jabón para la cara. Así como el jabón normal de piel, este jabón sirve para remover la suciedad de la piel. Este órgano (el más grande del cuerpo) funciona de varias maneras; una de ellas es sacar del cuerpo toxinas, suciedad, grasa, etc. y la otra es para absorber nutrientes. Y para que estas funciones funcionen, jajajaja, la higiene es primordial. No puedes tener la cara llena de grasa o suciedad y esperar que se absorba bien tu suero, por ejemplo, entonces, como primer paso necesitas lavar tu cara. Hazlo con el jabón de la textura que quieras: barra, espuma, líquido o gel, el chiste es que lo hagas y NUNCA se te olvide ni al despertar ni antes de irte a dormir.
  2. Tonificante. Esos líquidos que van después del jabón sirven para terminar de limpiar la piel, remover el residuo del jabón y para humectar o tratar la piel dependiendo del producto. Es un paso importante para dejar los poros limpios así que no te lo saltes.
  3. Sueros o tratamientos. Este es el paso que más se nos complica pero el que hace la mayor diferencia en el cuidado de la piel. Los sueros son productos con moléculas más pequeñas que se absorben por la piel con mayor facilidad y por ello pueden penetrar las capas más profundas para hidratar, despigmentar o nutrir la piel. Los tratamientos, en cambio, funcionan parecido pero sirven para combatir algún problema de la piel como los granos, arrugas, manchas, paño, etc… En ambos casos, el producto va antes de la crema para que llegue directamente a la zona que debe tratar sin tener que penetrar la capa humectante.
  4. Crema humectante. Existe la creencia de que solamente ciertos tipos que piel necesitan de este producto, que las pieles grasas, por ejemplo, no deben usar crema para evitar más grasa y quiero decirles de una vez por todas que esa es una mentira; hasta la piel más grasa del mundo necesita ser humectada. Claro, hay productos especiales para cada tipo de piel y es importante encontrar el ideal para ti pero por favor, por favor no te saltes este paso porque es el más importante.
  5. Crema de ojos. La piel de los ojos es distinta en textura que la del resto de la cara, es por eso que debemos cuidarla más y darle otros nutrientes. Hay personas que no consideran necesario tener crema especial de ojos pero, según mi dermatólogo y en mi experiencia personal, sí es importante. En el caso de que cuides tu piel con aceites naturales en lugar de cremas humectantes puedes usar el mismo aceite y saltarte este paso.
  6. Bloqueador. Dicen por ahí que si solo vas a hacer una cosa por cuidar tu piel que sea usar bloqueador. Sí, hasta en días nublados, sí, hasta si eres morena, sí, hasta cuando no vas a la playa. El sol es el elemento más importante en la vida humana pero en la piel puede causar estragos irreparables entonces evítale el mal rato a tu piel y protégela TODOS los días.

¡Y ya! Estos son los 6 productos que debes tener para un buen cuidado de tu piel. Debes tener la misma rutina de día y de noche de lavar, tonificar y humectar (el bloqueador obvio solo va de día).

La parte de los tratamientos y sueros depende del producto ya que algunos ingredientes pueden hacer tu piel sensible al sol y mancharte, por eso es muy importante leer las instrucciones de cada producto y seguirlas al pie de la letra. A veces las rutinas de piel más simples son las más efectivas. Acuérdate que la piel se debe tratar con suavidad y nunca hacer nada para irritarla sin importar tu tipo de piel. Por eso debes limitar el uso de exfoliantes y mascarillas a dos veces por semana y siempre elegir productos suaves. Si al usarlos tu piel se ve demasiado roja o irritada debes suspenderlos inmediatamente.

Bueno, chicas, espero que les haya servido este post. Acuérdense de dejar sus preguntas y compartirnos sus tips aquí mismo que a todas nos encanta leerlas.

Besos

K

ARTÍCULO

Kalinda Kano

FOTOGRAFÍA

istock

Por |2018-11-21T10:44:45-05:00noviembre 21st, 2018|Belleza|Sin comentarios

Deje su comentario